Alimentación

La contaminación reduce el valor nutritivo de los cultivos

Investigadores de Harvard encontraron que las altas concentraciones de CO2 reducen el cinc y hierro de ciertos alimentos

base_image

Londres. (EFE). El valor nutricional de los alimentos cultivados se reduce cuando las cosechas se desarrollan en medio de unaelevada concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera, según un estudio que publica la revista “Nature”.

Un equipo liderado por Samuel Myers, de la Escuela de Salud Pública de Harvard en Boston (Estados Unidos), ha elaborado un estudio cuyas conclusiones apuntan a que los niveles de cinc y hierro se reducen en ciertos granos y legumbres cuando se cultivan en condiciones de alta concentración de CO2, como las que los científicos predicen para la mitad de este siglo.

Los investigadores sostienen que la reducción de cinc y hierro podría incrementar la incidencia de enfermedades asociadas a la carencia en la dieta de esos dos elementos, que afectan a cerca de 2.000 millones de personas en el mundo.

Para alcanzar sus conclusiones, el equipo de Harvard ha reunido la mayor cantidad de datos hasta la fecha obtenidos a partir deexperimentos al aire libre con CO2 añadido. Los científicos han analizado información procedente de experimentos desarrollados en Japón, Australia y Estados Unidos en los que se ha estudiado el crecimiento de arroz, trigo, maíz, soja, guisantes y sorgo.

Entre otros datos, los resultados apuntan a que los granos de trigoque crecen en concentraciones de CO2 elevadas presentan un 9,3 por ciento menos de cinc y un 5,1 por ciento menos de hierroque aquellos que se plantaron en condiciones habituales.

Fuente: http://elcomercio.pe/ciencias

Ley española abre debate en Chile sobre fecha de duración de los alimentos

Normativa hispana reemplazó la “fecha de vencimiento” de yogures por “consumo preferente” para prolongar vida útil del producto.

alime

 

¿Cuál es la real fecha de vencimiento de un yogur? Es la interrogante que se instaló entre los consumidores del país, luego de que España aprobara una norma que obliga a la industria a eliminar la fecha de caducidad de 28 días para el producto y reemplazarla por una de “consumo preferente”, evitando que un alimento termine en la basura si todavía es apto para el consumo.

La experta del Departamento de Nutrición y Alimentos del Ministerio de Salud, Silvia Baeza, dice que en nuestro país no se ha explorado incorporar el término de fecha preferente de consumo. “No está en las prioridades, no obstante, si se presenta evidencia, esta es evaluada y sometida a los procedimientos administrativos propios de la regulación”, explica.

En Chile, los yogures tienen en promedio una duración de un mes, que varía según el fabricante, pero siempre bajo el amparo del Reglamento Sanitario de los Alimentos (RSA), que establece una “fecha de vencimiento” o “plazo de duración”, tras el cual el producto no puede venderse.

alimet

OTROS ALIMENTOS

Baeza dice que hoy no existen estudios sobre los rangos de tolerancia que podrían tener los alimentos después de vencidos y enfatiza que “los fabricantes son responsables de garantizar la inocuidad de sus productos y realizar los estudios de vida útil y así definir su vencimiento según lo establecido en el reglamento”.

El experto del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (Inta) Guillermo Figueroa coincide en que no existen estudios científicos en el país para implementar una política como la española, y mientras no suceda, llama a respetar las fechas de duración de los alimentos, que tienen la aprobación del reglamento del Minsal. “No llamaría a consumir productos vencidos, es como decirle a la gente que cruce con luz roja”.

Advierte que para cambiar el RSA son necesarios estudios que validen si es pertinente aumentar la vida útil del yogur u otros alimentos. “Ello podría ser un buen aporte, si la sociedad quiere poner fin al desperdicio de alimentos, que llega a 30% en muchas partes del mundo”, dice.

El presidente de la Organización de Consumidores y Usuarios de Chile (Odecu), Stefan Larenas, señala que nuestro país debería seguir el camino español y la tendencia mundial, y adelanta que analizan incorporar esta temática en un estudio sobre la industria del yogur. “La tendencia mundial es colocar en el rotulado ‘mejor consumir antes de’, y no imponer una fecha de vencimiento lapidaria”, afirma.

Según un estudio del Consejo de Defensa de Recursos Naturales de EE.UU. y la U. de Harvard, muchos de los alimentos se desperdician por la inconsistente forma en que se pone la fecha de vencimiento, que, según el informe, no tiene nada que ver con la seguridad alimentaria. Están establecidas por los fabricantes, según lo que ellos estiman es la calidad óptima.

El director de la Escuela de Ingeniería en Alimentos de la U. Austral, Javier Parada, dice que existen otras experiencias, además de la española, como en Nueva Zelandia, donde existen dos fechas de vencimiento. “Después de la primera se advierte que el producto perderá algunas propiedades, pero todavía se puede consumir hasta la segunda fecha, que marca el fin de su vida útil”, dice.

Fuente: La tercera, 08 de Mayo de 2014